All Mountain

Sella Ronda – Mountain Bike en los Dolomitas

En silencio, con los ojos y la boca abiertos, con asombro. Estoy aquí y no lo puedo creer, trato de asimilar lo que estoy viendo. Paredes verticales que literalmente tocan el cielo, las rocas frente a mí se asemejan a las torres de gigantescas catedrales. No importa en qué dirección mire, el panorama es impresionante y me tiene completamente fascinado. Mi propia existencia se reduce a esta experiencia visual abrumadora.

Perdido en la euforia de la imaginación empiezo a oír una voz muy débil. Nuestro guía, eternamente optimista, Klaus, está de pie allí, delante de mí y resulta ser la fuente de la voz que he escuchado. «¿No queremos ponernos en marcha? Todavía tenemos mucho camino por recorrer», Pregunta con una sonrisa y luego hace gestos hacia el camino que tenemos delante de nosotros.

Ah, sí, a la derecha, por eso que estamos aquí ¿no es así? Estoy tratando de salir de mis pensamientos, me encuentro viajando a Sella Ronda, en el Sur del Tirol. Las montañas por las que vine son los conocidos picos Sella y el Langkofel. Poco a poco, encuentro el camino de regreso a la realidad. ¡Hola Tierra! ¡Hola Klaus! Sí, por favor, ¡sigamos adelante!

Justo en el corazón de los Dolomitas, nuestra mañana comienza con un fantástico desayuno en el Hotel «Melodía del Bosco» en Alta Badia. Junto con su hermana, Klaus tiene un negocio familiar, que está hecho a medida de los deseos y demandas de los ciclistas. Esta mañana, habia ciclistas de todas los tipos y categorias imaginables. Había un grupo de ciclistas de carretera que ya marchaban, un pequeño grupo con bicicletas eléctricas montando sus baterías recién cargadas y otros ciclistas de montaña que se preparan para “pelar goma” en algunos de los senderos de Alta Badia, además también estábamos nosotros. Caroline, Klaus y yo nos dirigimos a la Sella Ronda, aquí en el hotel, hay mapas, información y guías disponibles para cada excursión.

Todo lo que nos cuentan sobre Sella Ronda es altamente recomendable. A lo largo del día recorreremos numerosas rutas que no se pueden encontrar en ningún mapa, la oferta de Klaus promete. Variaciones sin fin para todos los niveles imaginables, que son luego adaptados a cada grupo y por lo tanto se crea una experiencia verdaderamente única. Además económicamente es más que razonable. Una visita guiada sólo cuesta 10 € más que el precio de comprar un mapa. Consejos e ideas para excursiones adicionales, así como información sobre el país y su gente también se incluyen sin cargo adicional.

Elegimos ir en el sentido horario alrededor de Sellastock porque es posible hacer un mejor uso de los remontes en esta dirección y no tenemos que ascender tantas pendientes. También es posible conectar senderos más exigentes en esta dirección. Sin embargo, ambas direcciones son posibles, todo depende de tu propia fuerza de voluntad. Tuvimos la sensación de que para los ciclistas prácticamente todo es posible aquí.

La mayoría de los remontes estaban adaptados para el transporte de bicicletas. Los senderos para bicicletas fueron construidos a propósito, paralelos a rutas de senderismo con el fin de garantizar que se respeten tanto los intereses de los ciclistas como los de los excursionistas. Una vez al año, todo el Sella Ronda se corta al tráfico y está reservado exclusivamente para los ciclistas. El «Día de la bici Ronda Sella», el lema es: No hay ruido, no hay tráfico, cuatro pasos montañosos y aproximadamente ¡22.000 ciclistas!

Tal vez es por eso que el ciclismo tiene aquí una larga tradición. El Passo Pordoi ha sido final de etapa del Giro de Italia 13 veces, la que se considera como la segunda prueba más importante de ciclismo en ruta en el mundo. Es aquí donde en la parte superior se encuentra el monumento a Fausto Coppi, ciclista italiano triple campeón del mundo. La Maratón de los Dolomitas también ha sido catalogada como uno de los eventos más importantes de la región desde 1987. En 2015, más de 9.300 ciclistas participaron.

Los cuatro pasos montañosos de la Sella Ronda son famosos: Passo Campolongo, Passo Pordoi, Passo Sella y Passo Gardena, también forman parte de nuestro programa de hoy. Sin embargo, lo haremos al contrario de cómo lo hicieron los participantes del maratón, tomaremos ventaja subiendo de uno a otro con los remontes. Klaus tiene algo extra reservado en secreto para nosotros. Estamos tomando el remonte en La Villa hasta el Piz La Ila que en realidad no forma parte de la Ronda. La vista hacia el Sellastock es magnífica con la luz de la mañana, aquí es donde nos encontramos por primera vez esta mañana sin habla y sorprendidos con la magnitud del paisaje.

El comité de la UNESCO incluía a los Alpes Dolomitas en 2009 como Patrimonio de la Humanidad, creemos que no resultó una decisión difícil. Nosotros mismos estamos total y completamente convencidos de ello.

Es temprano por la mañana, los senderos hacia Passo Campolongo están completamente desiertos. Y a medida que continuamos en dirección a Arabba, rara vez encontramos a otros ciclistas. El remonte nos lleva desde aquí hasta los 2.478m de altura en Porto Vecovo. La estación de montaña, está enfrente de Marmolata que con su altitud de 3.343m, es el pico más alto de los Dolomitas. La vista hacia el majestuoso glaciar es tan fascinante que no podemos apartar la mirada, no importa cuánto nos esforcemos en ello, imposible. El viento aúlla con fuerza aquí, sintiendo el frío, nos ponemos las cazadoras y estaría bien acompañarlo de una taza de café, pero no va a ser posible. 

Klaus nos anima diciéndonos que hay algún desvio en Passo Pordoi. Así, que dejamos de contemplar el paisaje y nos concentramos en el descenso. No es tan fácil como podría parecer, la vista se nos desvía al horizonte como llamadas por los cantos de las místicas sirenas. El camino no es muy amplio y en un mal momento, una caída hacia el valle sería inevitable. Algunas rampas ayudan a elevar la temperatura de nuestro cuerpo.

Hasta ahora, rara vez nos habíamos topado con alguna otra persona, lo contrario que aquí. Nos ponemos en la fila detrás de una larga cola de ciclistas. No comemos nada, preferimos obtener una imagen con el famoso cartel de «Passo Pordoi». Queremos llevar a casa la prueba irrefutable de que estuvimos aquí. La creatividad no tiene límites en lo que se refiere a las composiciones para las fotografías. Algunas personas tienen sus bicicletas en el aire, mientras que otros las dejan colgadas de la señal. La actitud de la gente es muy diferente, a unos les da por hacer el pino, a otros por llorar, o darse besos, sea como sea todos quieren su recuerdo aquí.

Finalmente el hambre hace su llamada y nos sentamos en una pequeña terraza. La vista no podría ser mejor. Podemos ver directamente el punto más alto de la carretera, donde enjambres enteros de motorista, automóviles y autocaravanas se pelean por las pocas plazas de aparcamiento disponibles. Todo esto mientras que los ciclistas de carretera, bicicletas eléctricas y algunas bicicletas de montaña se abren paso entre ellos. Personas de todos los tipos se encuentran aquí, nos rodea una colorida mezcla de idiomas. El menú es también una emocionante mezcla de especialidades tirolesas mezclado junto con influencias italianas. Muchos de los productos, como el queso, el jamón y el vino son de los agricultores locales. Por supuesto, para redondear y por si fuera poco, tenemos que pedir un café expreso. Esto alimenta nuestros motores, ya estamos listos para la próxima bajada.

La combinación de caminos es fantástica. Senderos naturales se mezclan con otros hechos específicamente para los ciclistas. Esto significa que las piedras más grandes se han eliminado del sendero y se han adaptado para rodar con facilidad, también los cruces se han mejorado. Los caminos “creados” no se encuentran polvorientos como a menudo estamos acostumbrados en los bikeparks. 

Por supuesto, también hay obstáculos y algunos saltos de vez en cuando, pero las características naturales del suelo se han mantenido en la medida de lo posible. De esta manera casi siempre tienes la sensación de que marchas por un sendero natural, ligeramente modificado para los ciclistas. Este concepto es muy apreciado realizando la bajada desde Passo Sella. Cada metro es una maravilla. Es como el doble de diversión poder disfrutar de un recorrido en un entorno único como los Dolomitas.

El Passo Gardena, es el último paso del recorrido de hoy, tomamos otro descanso para disfrutar de la impresionante puesta de sol. El cielo se vuelve rojo y junto a el las paredes de roca a nuestro alrededor. El tráfico en la pista es prácticamente inexistente y la paz y tranquilidad reinan sobre todo de noche. Cada uno de nosotros nos quedamos a solas, como hipnotizados con los pensamientos del momento. Nos consumimos en lo volátil. Después de que el sol haya desaparecido en el horizonte, una vez más escuchamos esa voz familiar amigable: «La cena está esperando en el hotel, ¿estáis listos?»

Ah, sí, gracias Klaus, vamos.

Infobox:

Sella Ronda Homepage: www.sellarondahero.com/
Información y contactos de la región: www.altabadia.org,  info@altabadia.org
Hotel para ciclistas: www.melodiadelbosco.it
Sella Ronda guias:  www.dolomitebiking.com
Sella Ronda Bike Day: http://www.sellarondabikeday.com
Aeropuerto italiano más cercano: Bozen, 74km
Aeropuerto austriaco más cercano: Innsbruck, 133km

Mapas y datos GPS

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lo Más Visto

To Top