Aventura

Blood Road: Rebecca Rusch pedalea 1200 millas a lo largo del infame Ho Chi Minh Trail

Una aventura protagonizada por Rebecca Rusch y su compañera vietnamita Huyen Nguyen, pedaleando 1.200 millas a lo largo del infame Ho Chi Minh Trail a través de las densas selvas de Vietnam, Laos y Camboya. Su objetivo: llegar al punto del accidente y lugar de descanso final del padre de Rebecca, un piloto de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos derribado sobre Laos el 5 de Junio de 1971. En esta entrevista a Rebecca nos desvela algunos puntos clave de su aventura. 

¿Cuándo fue la primera vez que tuviste la idea de montar el Ho Chi Minh Trail y cuál fue tu inspiración?

Fue en 2003 cuando visité por primera vez Vietnam y es entonces cuando dejé la semilla plantada para esta expedición, pero tardó 12 años en materializarse. Estaba compitiendo en un raid a través de la selva que implicó rodar más de 1000 millas de terreno brutal en bici, en kayak y a pie. No nos dispararon, pero era como si nos persiguieran mientras luchábamos por sobrevivir a los diversos elementos y al paisaje implacable. La selva de Vietnam me dio una sensación de empatía por mi padre que nunca había sentido antes. 

Tras terminar la carrera, mi madre y yo visitamos la Base Aérea de Da Nang, donde estaba mi padre, la DMZ (zona desmilitarizada), la frontera entre el Norte y sur, y el Khe Sanh, la ubicación de una de las batallas más sangrientas de la guerra. Restos físicos de la guerra siguen estando allí, como los cráteres de bombas, la defoliación del agente naranja, los túneles que eran casas y los restos del avión. Pero la gente se ha mudado y en la mayoría de los lugares el paisaje ha rejuvenecido, como en Khe Sahn. Ahora es una hermosa plantación de café y nunca se reconocería su horrible historia sin leerla en un libro. Aquí fue donde nuestro guía señaló el Ho Chi Minh Trail a través de la frontera, y pude ver un pequeño camino que atraviesa la selva. 

Yo sabía que mi padre, un piloto de combate de la Fuerza Aérea, fue derribado en las proximidades del Ho Chi Minh Trail, pero yo no sabía mucho más acerca de su historia ni del camino. Tomé una foto de las exuberantes colinas verdes y el sendero. Tuve un pensamiento fugaz que quería ir allí un día y viajar por él. No volví a pensar en eso durante años. En 2007 una misión de búsqueda y recuperación finalmente identificó los restos de mi padre en el sitio del accidente, y fue entonces cuando finalmente supe que había muerto en el accidente de 1972. Tardamos 30 años en saber que él no estaba vivo, que no era prisionero de guerra. Hubo una parte de mí que se sintió aliviada al descubrir que estaba muerto, más que nada, que no había sido torturado y no había sufrido. Este descubrimiento despertó mi curiosidad sobre el lugar y volví a pensar en volver. 

Incluí en mis entrenamientos muchas más horas de bici para que recorrer el Ho Chi Minh Trail tomara forma. Tras 15 años trabajando con Red Bull como atleta, era natural asociarse con ellos para contar esta historia. Fue realmente una vez que me sumergí en el proceso con Red Bull Media House cuando empezamos a ver la profundidad de la historia, y todos nos dimos cuenta de la capacidad que había para realizar un largometraje. La inspiración era doble: intentar la ruta más grande y aventurera de mí vida y también explorar mi historia familiar y encontrar un pedazo de mí misma que nunca conocí. La investigación y colaboración con Red Bull Media House fue un proceso emocionante y creativo de varios años, un verdadero esfuerzo colaborativo.

Al planificar el viaje, ¿cómo se decidió dónde comenzar y terminar?

Uno de los aspectos más fascinantes y complicados de este viaje fue la investigación histórica necesaria para mapear la ruta y planificar el viaje. El Ho Chi Minh Trail fue la principal ruta de suministro construida y utilizada por los vietnamitas del Norte para trasladar soldados, equipo y municiones durante la guerra. El sendero comienza en Hanoi, la ciudad principal en el norte, y se extendió miles de kilómetros hasta Saigón, ahora llamada Ciudad Ho Chi Minh. Para esta película decidimos seguir el camino histórico de norte a sur. Comenzamos la ruta fuera de Hanoi en la pequeña ciudad de Tan Ky. Aquí es donde tiene el inicio oficial la pista y ahora hay un monumento de kilómetro cero en el centro de la ciudad. Las 1200 millas en el camino eran una mezcla de todo tipo de terreno, carreteras pavimentadas y caminos peatonales remotos de la jungla, donde se necesitaban machetes para abrirse paso. La ruta nos llevó a través de Vietnam, Laos y Camboya. Hacia el final, volvimos al sur de Vietnam y terminamos en Ho Chi Minh City en el recinto del Palacio de la Independencia, que en la época de la guerra era la residencia oficial del Presidente de Vietnam del Sur. Mantenerme fiel a la historia y la integridad de la ruta específica del sendero era importante para mí. La ruta que elegimos fue mapeada e investigada por Don Duvall, topógrafo y residente en Laos. Don ha dedicado más de una década a explorar y mapear Laos y Camboya, específicamente el Ho Chi Minh Trail. Él era el compañero de equipo que trajo este objetivo a la realidad.

¿Cómo hiciste para entrenar para esta aventura?

A mi entrenador le gusta decirme que es mejor estar preparado para no tener que prepararse. Mi estilo de vida y el trabajo giran en torno al entrenamiento por lo que ya estaba bastante en forma, pero también siento que toda mi vida ha sido una preparación para este viaje. Cada deporte que he hecho ha perfeccionado las habilidades que se necesitaban en esta aventura; Incluso el rafting en aguas bravas y la experiencia de escalada en roca resultó útil. Las habilidades de navegación, el trabajo en equipo y la planificación logística que desarrollé en las carreras de aventura también fueron herramientas esenciales. Cuando se combina la tensión del sueño perturbador, las horas cada día en la bicicleta, la exposición a los elementos, y el movimiento perpetuo día tras día; Todas estas cosas tienen un impacto masivo y acumulativo física y emocionalmente. Se necesitan años para desarrollar la durabilidad y la madurez necesarias para las expediciones de varios días como esta. Afortunadamente tuve estos años de experiencia y entrenamiento, porque teníamos sólo un par de meses de margen una vez que el viaje fue aprobado. Todo mi entrenamiento en casa aumentó cuando recibí la noticia. Vivo en las montañas y era noviembre, así que eso significaba entrenar en la bicicleta en casa, días largos de esquí de travesía con una buena capa de nieve. También pasé un tiempo en una sauna para habituarme al calor y para ayudar a mi cuerpo con la adaptación. La mayor parte del entrenamiento estaba basado en la resistencia. En expediciones de varios días, lo importante es que el cuerpo aguante y evitar las lesiones. El aspecto más difícil de preparar para este viaje no fue la preparación física, ya que soy experta en entrenar mi cuerpo. La preparación logística fue mucho más estresante. Tuvimos que estudiar cuidadosamente la estrategia de equipo a tomar, como qué tipo de ropa llevar para el medio ambiente de la selva, kit médico para posibles urgencias, piezas de repuesto de bicicletas, luces para montar por la noche y el equipo de camping ultra-ligero. Saber que tenemos que viajar ligero y llevar mucho de este equipo a nuestras espaldas fue una gran consideración.

¿Y que hay de lo que no puedes controlar?

No podía prepararme específicamente para el terreno porque no sabíamos lo que íbamos a encontrar. Habíamos mapeado la ruta lo más histórica posible, pero la naturaleza remota y la falta de información dejaron tantas incógnitas que tuvimos que ir descubriéndolo a lo largo del camino. Incluso los senderos que fueron mapeados cambian cada temporada de lluvias. Los puentes que aparecen en los mapas y los caminos que se suponen que están allí después no estaban. Había tanto que no podíamos planificar y tuvimos que ser flexibles y hacer frente a los desafíos que surgieron. Si yo hubiera sido una atleta menos experimentada, no habría tenido la capacidad de adaptarme y tratar con el entorno cambiante y demandas de una expedición como esta. Yo tampoco podía prepararse para el viaje emocional. Tuve que dejar que se desarrollara naturalmente y tratar de estar abierta y aceptar lo que aconteciera en este tipo de territorio desconocido.

¿Cómo sería un día dentro de la aventura «Blood Road»?

El ritmo al que nos movíamos era mucho más lento de lo que estoy acostumbrado como atleta. Como se trataba de una producción cinematográfica, formamos un equipo diferente con una misión más principal, que era ir tan rápido como fuera posible. Cada día planeábamos desplegarnos temprano para evitar el calor del día, pero eso casi siempre fue imposible debido a la logística de la película, como cargar baterías, empaquetar equipos en camiones, las motocicletas, llenar agua y comida para pasar el día. El equipo de cine también participó en una expedición brutalmente exigente, por lo que la flexibilidad y la paciencia fueron siempre parte de nuestra rutina diaria. A menudo las bicicletas eran el modo más ágil y más rápido de viajar en el sendero, por lo que a Huyen y a mí nos permitió interactuar con los lugareños, tomar fotos y conocernos mejor. 

Gran parte del sendero no era accesible para vehículos, por lo que esto significaba que nuestro vehículo de apoyo saltaría y se reuniría con nosotros en puntos específicos. A menudo no veríamos al equipo de logística durante todo el día, así que nos aprovisionábamos para ser autosuficientes, agua, comida, mapa, kit médico y de reparación de bicicletas. El terreno era a menudo selva remota salpicada por pequeños pueblos conectados sólo por pequeños senderos. El equipo de filmación en motocicleta estaba a menudo cerca, pero había muchas horas cada día en las que Huyen y yo estábamos tranquilamente pedaleando a través de la selva solas acompañadas con el sonido de los insectos y el viento en los árboles. Esos son algunos de los momentos más épicos, libres de cualquier distracción. 

Al final de los largos días todos nos reagrupábamos como un gran equipo. Cuando rodamos en el campamento, el trabajo del día estaba lejos de terminar. Tuvimos horas de tareas para restablecer nuestro equipo y nuestros cuerpos para el día siguiente. Esto incluía lavar a mano nuestra ropa, rellenar el agua y la comida, revisar la ruta del día siguiente, mantener la bicicleta, estirar, comer, maximizar el tiempo de recuperación, la planificación del equipo y la preparación del equipo de filmación. Realmente existía esta rutina de controlar todo lo que se puede para que cuando todas las cosas imprevisibles sucedan en el camino, al menos tener el control de cosas como el equipo, el mapa y el bienestar físico. Era una rutina muy simple y pura. Concentrado, pero separado de las distracciones de una manera que no entramos a menudo en la vida cotidiana. El equipo entero se centró en el mismo objetivo al mismo tiempo, que era un regalo raro de experimentar.

¿Que te motivó más: el viaje cómo aventura o cómo emoción?

Inicialmente planeé el viaje como un reto físico… porque eso es lo que me resulta más familiar. Esta era una expedición de ensueño; Dirigiéndonos hacia lo desconocido y trazando nuestra propia ruta en lugares remotos que pocas personas habían visitado. Yo estaba muy motivada e intrigada por la historia de la pista y queriendo ver lo que había allí. Por supuesto, la historia de mi padre es lo que inspiró la idea, pero no me propuse planificar un viaje emocional. No estoy seguro de que alguien pueda planear ese tipo de cosas.

¿Cambió eso al final?

Tuve las coordenadas de la colisión como mi objetivo principal todo el tiempo. Esa fue la razón para hacer este viaje, pero no conocía el tipo de transformación emocional iba a tener. Lentamente, día a día, empecé a cambiar. Era casi imperceptible y dos años más tarde, mirando hacia atrás, puedo verlo. Huyen podía verlo, el equipo de filmación también, incluso en la pantalla se puede apreciar. Lo que pensé que sería la aventura más difícil de mi vida se convirtió en la más impactante de mi vida por razones muy diferentes. Al final, el viaje físicamente fue la parte más fácil para mí. 

Llegar al sitio del accidente fue más impactante y emocional de lo que esperaba. No soy la misma persona que la que comenzó el viaje. Obviamente, sabía que sería así, pero a medida que nos acercábamos al sitio del accidente, empecé a sentir fuertemente la presencia de mi padre. Las muchas millas en bicicleta que conducía hacia el lugar me dieron tiempo para prepararme mentalmente, meditar y también físicamente despojarme de mi armadura. Suena muy cliché, pero finalmente encontré lo que estaba buscando, aunque no era consciente de que estaba buscando en realidad. Toda mi vida como una atleta de resistencia la gente ha preguntado, «¿Por qué te presionas tanto? ¿Por qué haces carreras tan largas? ¿Qué estás buscando? «Nunca tuve una respuesta para eso y nunca hubiera dicho, «estaba buscando a mi padre», porque simplemente no se me ocurrió. Ahora está claro que él me trajo allí para encontrar una parte que falta de mí misma. 

Al principio me sentí frustrada porque el equipo de la película me frenó, pero ahora estoy agradecido porque me dio mucho tiempo a diario para pensar y procesar. Como atleta competitiva, por lo general estoy tratando de ir rápido para ganar una carrera o romper un récord y rara vez tomo tiempo para frenar. La parte más difícil para el equipo de la película y Huyen probablemente estaba en quitar mi naturaleza competitiva para esta aventura. Fue un punto dolorido para la primera parte del viaje, pero finalmente fui capaz de dejar a un lado to lo que entrené para hacer y experimentar el viaje de una manera más completa. 

Tras alcanzar el objetivo del sitio del accidente, todavía teníamos cientos de kilómetros para pedalear por delante. Sentí una ligereza, felicidad y quietud que nunca he sentido mientras conducía mi bicicleta. Todavía seguía moviendo los pedales como antes, pero estaba libre. Es difícil articular, pero es como si ya no estuviera buscando algo. Yo estaba completamente en paz en el momento, sin tener que luchar por el próximo logro. Buscar el sitio del accidente fue realmente descubrir y entender quién soy y lo que es importante para mí.

¿Hubo un momento en que pensaste que no podrías terminar?

En la primera parte del viaje fue la única vez que tuve serias dudas sobre poder acabarlo. Fue realmente molesto. Me dolía la rodilla, me sentía sin aliento y estaba luchando y dudando seriamente de mi capacidad y preparación. Mirando hacia atrás, creo que fue sólo una extraña reacción física a todo el estrés emocional de prepararse para el viaje. Fue una planificación tan condensada, muchas incógnitas y mi estrategia preferida para un viaje tan grande es estar preparada. Esta vez me sentí algo menos preparada. Iba con una compañera que acababa de conocer, no tenía ni idea de hacia dónde íbamos o lo que había por delante y realmente me pasó factura una vez que empezamos a montar. Pasé cerca de una hora realmente deprimida cuando debería haber estado emocionado de estar en el camino. 

Entonces mi cuerpo recordó lo que se suponía que debía hacer y después de eso, nunca hubo un momento de duda. Sé que Huyen y Don tenían sus dudas y sé que el equipo también las tenía. Estaba tan motivada por lo que estaba viendo y experimentando, sentí un tirón magnético y súper fuerza humana para terminar.

La elección de Huyen Nguyen una rider vietnamita cuya familia luchó con los vietnamitas del Norte durante la guerra añadió una perspectiva interesante de la historia. ¿Cómo conectaste con ella sin haber montado nunca juntas?

Pensamos que contar con una compañera del sudeste asiático me ayudaría a descubrir el país y experimentar el viaje con una perspectiva completamente diferente. No tenía mucha confianza en que encontraríamos al compañero de equipo adecuado con la combinación de habilidades físicas e interpersonales. Nunca he planeado una expedición de esta magnitud con un extraño. 

Encontramos a Huyen a través de la investigación y el boca a boca. Ella es la ciclista más condecorada de Vietnam y ha ganado los juegos del sudeste asiático cuatro veces, lo cual da bastante confianza. Pero ella ha estado retirada de las carreras durante 10 años, es mamá de un niño de dos años, trabaja, ha estado lejos del entrenamiento regular durante mucho tiempo. Nos conocimos por primera vez al comenzar la película. Admito que estaba aterrorizada. Tener una nueva pareja era de lo único que no estaba segura, porque era la única cosa que estaba completamente fuera de mi control. Tenía tantas cosas nuevas que aprender sobre la expedición. Le enseñé cómo usar un Camelbak. La nueva bicicleta Niner era diferente de lo que solía montar. Simplemente no sabía si podía soportar el día a día. Se necesita una cierta mentalidad y capacidad física para poder andar de 8 a 10 horas al día durante casi un mes. 

Ella terminó siendo la compañera de equipo perfecta y yo no habría adivinado que lo haría tan bien como lo hizo, superó mis expectativas. Pensé que llegaría a mitad de camino y tendría que dejarlo, pero no lo hizo. Lo que le faltaba en experiencia y entrenamiento, compensó con determinación y dedicación. Ella fue tan compasiva, intuitiva y el apoyo de mi misión, terminamos convirtiéndonos como hermanas al final, y ahora estamos unidas de por la vida gracias a esta experiencia..

Tu sobrenombre es la «Reina del dolor» y estás en un deporte muy independiente, ¿cómo tienes que adaptarte para realizar un viaje como éste, no solo con una compañera, sino también con un equipo de filmación?

La mayor diferencia en esta expedición fue que la mayoría de nosotros éramos extraños al inicio del viaje. Con la excepción de Jason mi mecánico de por vida y mi marido, Greg, no conocía a nadie. Soy principiante de los deportes de equipo, sin embargo, soy muy experimentada en el trabajo en entornos estresantes del equipo tales como el cuerpo de bomberos, las competiciones de aventura y la escalada. A través de los años he aprendido la idiosincrasia de la gente, como ser capaz de interpretar a Huyen, cuando tenía hambre, pero ella realmente no quería decir. He aprendido a leer pistas físicas sutiles para ayudar a cuidar a mi compañero de equipo. Fue una larga expedición y nos dio tiempo para conocernos. No conocía a Nick (Director), no conocía a Huyen, no conocía a Ryan (Director de Fotografía), pero sabía que estaban intensamente dispuestos a realizar mi objetivo. También fue nuestro objetivo colectivo documentar esta historia de una manera hermosa para poder compartirla. Cuando la dinámica del equipo se puso desafiante, seguí recordándome que todos queríamos lo mismo, así que podríamos encontrar una manera de trabajar juntos como un equipo. Nuestro equipo realmente se convirtió en una familia durante cerca de 10 días, cuando puse en la radio la canción de mi papá. Cuando oyeron su voz y sus palabras fue un punto de inflexión para nosotros porque comprendieron por qué estaba allí y pudieron ver lo importante que era este viaje para mí.

¿Cuál fue el momento más sorprendente en su viaje?

Llegar al sitio del accidente. Sabía que sería lo más emocional, pero no me esperaba que fuera un lugar tan tranquilo y tampoco realmente sentir como él estaba allí. Por primera vez en mi vida pude sentir a mi padre…

¿Sientes que este viaje te ha cambiado? ¿Cómo?

Me siento completa. Lo pensé mucho en los dos años desde que todo empezó, cómo me cambió y creo que despertó una parte de mí que siempre ha estado ahí, el ADN de mi papá siempre ha sido parte de mí, pero estaba poco marcado. Todos tenemos las características de nuestros padres en nosotros. Siento que son más de los rasgos de mi padre que no han sido desarrollados. Estoy descubriendo que esta película es una gran parte de la apertura total de mi alma a los extraños y el aprendizaje de que si lo hago, lo que me devuelve a cambio es 10 veces más. Cuanto más doy, más obtengo. Creo que el mayor cambio es darse cuenta de que él está vivo dentro de mí y que es parte de mí para siempre. Puedo celebrar sus rasgos y llegar a saber quién era él y lo que él era, a través de historias de mi familia y sus cartas. Estoy dejando que esa parte de mí brille. He encontrado una versión más completa de mí, una versión mejor de mí.

A man stands next to his bike on the Ho Chi Minh Trail for the feature film project ‘Blood Road’ in Vietnam, Laos, and Cambodia in March, 2015.

Si pudieras resumir la película en una palabra ¿Cuál te gustaría que fuera?

Perdón y aceptación. El perdón para mí es perdonarme a mí misma por todos mis defectos y perdonar nuestra guerra y todas las atrocidades de esta. Perdonando el odio que llevó a la gente allá o la culpa de lo que pasó en el pasado. Perdonando las diferencias entre nuestras culturas.

Ahora estás dirigiendo tours en Laos, mientras que educas sobre las municiones sin detonar, ¿puedes decirnos más sobre eso?

El mayor descubrimiento más impactante en todo el viaje fue la cantidad de restos y municiones sin detonar que todavía están allí. Montar y mirar cráteres de bombas a lo largo del sendero y luego descubrir que los aldeanos siguen muriendo cada año fue un descubrimiento devastador. La guerra terminó hace 45 años y sigue matando gente. Eso para mí era espantoso y como pasé más tiempo con estos aldeanos, me sentí avergonzada y se hizo evidente que tenía que hacer algo para ayudar. Comencé a formarme sobre el tema con el Grupo Asesor de Minas y el trabajo que ya se está haciendo para despejar la zona. Fue una realización poderosa que puede ser parte de la recuperación y utilizar esta película como un mensaje. Mis rutas en bicicleta pueden ser una salida para mostrar a otros lo que he visto. He decidido que es mi responsabilidad compartir lo que he aprendido y ser parte de la solución. La herencia de mi padre fue aprender que podía usar mi bicicleta para un propósito más grande que ganar carreras. Podría usar mi bicicleta para facilitar el cambio y la recuperación. Mirando hacia atrás, parece obvio que esta lección de mi padre me estaba esperando. Pensé que esta expedición la bici sería un viaje muy personal y ahora veo que toda la historia es mucho más grande que lo que era tan solo mi propósito. Es una historia para los veteranos, para las familias y para los aldeanos de Laos.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lo Más Visto

To Top